RÉGIMEN EPECIAL DE AUTÓNOMOS – Real Decreto 504/2022 de 27 de junio

NOVEDADES normativas – RÉGIMEN ESPECIAL DE AUTÓNOMOS.

Real Decreto 504/2022, de 27 de junio, en vigor el 02/01/2023.

La Seguridad Social lleva años escrutando el Régimen Especial de trabajadores Autónomos en busca del modo de acercarse a una realidad laboral compleja y muy personal.

Tras años con pruebas legislativas que no han prosperado, finalmente, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha conseguido aprobar, con el apoyo de las grandes organizaciones de Autónomos, la presente normativa.

La idea es modificar la actual situación deficitaria de este Régimen Especial tanto a nivel financiero como de coberturas. En el primer caso, se quiere justificar en base a que más del 80% de los Autónomos dados de alta cotizan a mínimos lo que lleva a unos ingresos por cotización muy inferiores, por regla general, a los ingresos reales que tienen. En el caso de las coberturas sociales, al ingresar una cuota mínima, su base de cotización es muy inferior a la media del Régimen General lo que lleva a unas prestaciones ínfimas.

     A partir del 1 de enero 2023 se deroga el actual sistema de cotización del Régimen Especial de Autónomos pasando a un nuevo sistema que se basará en los rendimientos netos de la actividad. Esto se traducirá en la elección voluntaria de la base de cotización, en base a esos rendimientos, y al abono de una cuota que la nueva normativa barema en base a ellos.

Los pasos que seguir son los siguientes:

     Primero, cuantificar los rendimientos netos.

Es decir, deberá hacer una aproximación de cuáles van a ser sus ganancias entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2023.

La Seguridad Social ha establecido una fórmula para determinar este importe. Esta es calcular primero los rendimientos netos anuales de la actividad  (ingresos menos gastos deducibles teniendo en cuenta que LA CUOTA DE AUTONOMO NO ES DEDUCIBLE), sumarle luego todas las cuotas que ha pagado a la Seguridad Social durante el ejercicio y restarle un 7% o un 3%, en función de si se es persona física o societario. Una vez obtenida la cifra, se divide entre 12. El resultado es el rendimiento neto mensual por el que deberán cotizar y que viene marcado por unas tablas, publicadas en la citada normativa, y adjuntas a esta información.

La Seguridad Social hará regularizaciones al cabo de un año y si el autónomo ha pagado de más, porque ha previsto unos ingresos superiores de los que realmente ha tenido, la Administración le devolverá dinero. Mientras que, si es al contrario y ha pagado menos de lo que le corresponde, la Seguridad Social le reclamará ese importe sin recargo alguno.

     Segundo, se podrá cambiar de tramo cada dos meses.

Con el nuevo sistema de cotización, los autónomos podrán adaptarse más fielmente al funcionamiento de su negocio adaptando el pago de sus cuotas según el tramo de rendimientos netos. Esto podrá hacerse durante las siguientes fechas:

1 de marzo, si la solicitud se formula entre el 1 de enero y el 28/29 de febrero.

1 de mayo, si la solicitud se formula entre el 1 de marzo y el 30 de abril.

1 de julio, si la solicitud se formula entre el 1 de mayo y el 30 de junio.

1 de septiembre, si la solicitud se formula entre el 1 de julio y el 31 de agosto.

1 de noviembre, si la solicitud se formula entre el 1 de septiembre y el 31 de octubre.

1 de enero del año siguiente, si la solicitud se formula entre el 1 de noviembre y el 31 de diciembre.

     Tercero, la presentación obligatoria de la declaración de la RENTA.

Con el nuevo sistema de cotización por ingresos reales, todos los trabajadores autónomos “estarán obligados a presentar la declaración de la RENTA” dijo el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

La presentación de la RENTA será obligatoria porque será utilizada para cruzar los datos de la Agencia Tributaria y de la Seguridad Social y comprobar cuáles han sido realmente los rendimientos netos del autónomo.

     Cuarta, regularización de la información presentada por el autónomo.

Una vez que los autónomos presenten su declaración de IRPF con la RENTA en el 2024, la Seguridad Social procederá a revisar si el trabajador por cuenta propia ha cumplido o no con la previsión de ingresos realizada a principios de año. Aquí se pueden dar dos tipos de situaciones:

  • Que los autónomos hayan pagado más cuota de la que debería. Esto se llama sobrecotizar, en cuyo caso la Seguridad Social le devolvería el exceso.
  • Que los autónomos hayan pagado menos cuota de la que deberían. Esto se llama infracotizar y los trabajadores por cuenta propia deberán pagar a la Seguridad Social.

     Quinta, la resolución de la regularización.

Transcurrido el año y realizada la regularización deberá, el autónomo que haya cotizado por debajo de sus ingresos netos recibirá notificación de pago y tendrá hasta el último día del mes siguiente al de la notificación para ingresar las diferencias no abonadas. (Se espera que estas comunicaciones se realicen a final del año siguiente al de la cotización, en caso de ser en el 2023 sería a finales del 2024).

En caso de haber cotizado por encima de los ingresos netos obtenidos la Administración devolverán de oficio la diferencia entre ambas cotizaciones antes del 30 de abril del ejercicio siguiente a aquel en que la Agencia Tributaria haya comunicado los rendimientos computables a la Seguridad Social. (En caso de lo cotizado en 2023 sería el 30 de abril de 2025).

 Ejemplo

María, propietaria de una tienda de moda.

  • Facturación mensual: Tiene unos ingresos medios de 4.150 euros al mes.
  • Gastos de la actividad que se deduce:

900 euros al mes de alquiler por el local.

600 euros al mes de media por compra ropa que pone a la venta.

400 euros al mes de gastos corrientes del local.

270 euros al mes por gastos de amortización de inversiones en el negocio.

  • Deducción por gastos genéricos ( 7% de los rendimientos netos): 138,60 euros.
  • Rendimiento neto (en 2023):841,40 euros al mes (Consultar tabla).
  • Cuota mensual: 310 euros al mes

 

 Preguntas Frecuentes (FAQS)

  • Soy autónomo societario, ¿cómo se tendrán en cuenta mis rendimientos netos si no cobro

nómina de la sociedad?

Está pendiente de ampliar la regulación, pero la norma general indica que se tendrán en cuenta la totalidad de los rendimientos, dinerarios o en especie, derivados de la participación en la sociedad.

  • Y si cobro nómina de esta y otras sociedades o estoy en régimen de Autónomos y de alta como asalariado en otra sociedad en el mismo período.

La norma dice que se tendrán en cuenta todos los rendimientos netos independientemente de su procedencia. De este modo se tendrán en cuenta la nómina de administrador, la nómina por trabajo en la sociedad (gerencia), los beneficios por rendimientos de participaciones y cualquier otro rendimiento de actividad profesional o económica, aunque su desempeño no obligue a la inclusión en el sistema de Seguridad Social. NO SE TENDRÁ EN CUENTA para el cálculo la nómina por trabajo asalariado en cualquier otra sociedad.

  • ¿También cotizan por ingresos reales los autónomos en módulos o estimación objetiva?

El cálculo de los autónomos en módulos se hace igual que para los autónomos en estimación directa o personas jurídicas. En el caso de la estimación objetiva la única diferencia será que le rendimiento neto previo será la suma de las cuantías correspondientes a los módulos previstos para cada actividad.

  • ¿Perderé la Tarifa Plana con el nuevo sistema de cotización?

Todos los trabajadores por cuenta propia que estén en la modalidad de Tarifa Plana antes del 1 de enero de 2023 mantendrán las mismas condiciones que se definieron al solicitar la bonificación.

El nuevo sistema también modifica este beneficio. A partir de 01 de enero de 2023 se mantendrá una cuota reducida de 80 euros mensuales durante 12 meses que podrá prolongarse 12 meses más si sus ingresos netos de este primer año son inferiores a SMI. De no serlo se pagaría en función de los rendimientos netos como el resto de las personas autónomas.

  • ¿Tengo que presentar la declaración de la renta?

Independiente del nivel de ingreso, estarán obligados a declarar en el IRPF todas aquellas personas físicas que en cualquier momento del período impositivo hubieran estado de alta, como trabajadores por cuenta propia, en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos.

  • ¿Qué ocurre con las deducciones de gastos?

La deducción de gastos de difícil justificación es un aspecto que ha intentado simplificarse. Será una cuantía fija del 7% para los autónomos, y del 3% para los autónomos societarios. La Seguridad Social pone como ejemplos el alquiler del local, la compra de suministros o de ordenadores.

  • ¿Cómo queda la prestación por cese de actividad (paro de autónomos)?

El nuevo sistema incluye dos modalidades de cese de actividad parcial que se suma a la ya existente. Serían:

  1. Cese de actividad parcial: autónomos que tienen o no trabajadores.
  2. Cese temporal parcial: a causa de fuerza mayor.

De este modo, se puede acceder a una prestación del 50% de la base reguladora, que puede ser compatible con otra actividad profesional. Así, los autónomos podrán percibir ingresos de 4 meses hasta 2 años sin tener que darse de baja en el RETA ni la necesidad de cerrar su negocio. Sin embargo, para ello, es fundamental justificar la reducción del 75% de los ingresos en los establecimientos que no tengan trabajadores. De lo contrario, si tienes un negocio con empleados, deberás ejecutar este mismo requisito durante dos trimestres, siempre y cuando haya una reducción de jornada y una suspensión temporal de contratos que puedan afectar al 60% de la plantilla. Ten en cuenta, que los ingresos recibidos no deben superar el límite del salario mínimo.

  • ¿Cómo quedará mi cuota con el nuevo sistema?

De acuerdo con este nuevo Real Decreto-ley, el sistema de cotización se llevará a cabo de forma progresiva entre los años 2023 y 2025 de la siguiente manera:

2023: la cuota mínima  será de 230 euros y la máxima de 500 euros.

2024: la cuota mensual se encontrará entre los 225 y 530 euros.

2025: la cuantía oscilará desde los 200 hasta los 590 euros.

  • ¿Papel fiscalizador de la Agencia Tributaria?

Una de las principales novedades que incorpora el nuevo sistema de cotización es que Hacienda controlará las cifras de ingresos y deducciones de los autónomos para fijar las bases y tipos de cotización. Por lo tanto, la Agencia Tributaria tendrá un importante papel fiscalizador.

La regularización que se corresponda a cada ejercicio económico se realizará en el año siguiente y siempre teniendo en cuenta los datos comunicados tanto por la Agencia Tributaria como por las Administraciones forales. Además, el papel del fisco será decisivo para conocer y aplicar las distintas deducciones a las que el trabajador por cuenta propia tiene derecho a la hora de fijar sus ingresos netos sobre los cuales se aplicará la cotización en tablas.